marca personal

Solo así le ganas a otras empresas

Las personas se conectan con personas

¿Qué es lo que pasa en internet? Está lleno de monopolios. Empresas de ropa, de servicios, de tecnología y de todo.

Pretender ganar la batalla contra estas empresas es un poco pretensioso. La mayoría no tiene la infraestructura, capital o estrategia para lograrlo. Entonces ¿Qué hago para sobresalir y llamar un poco la atención de esos que siguen a los peces grandes?

Pues resulta que la respuesta son los mini monopolios, crear una imagen que dé confianza y que dé autoridad. De la misma forma que internet apoya y muestra hasta por 10 veces más una marca personal, hace lo mismo a la inversa. Te puede hundir si no eres alguien que muestre algo. De verdad, el algoritmo puede ser muy muy agresivo.

 

Si eres tú, nadie te gana

El problema es que te enfocas demasiado en el perfeccionismo, en que todo salga bien y NO PASAS A LA ACCIÓN. En realidad no importa en la industria en la que estés. Si le añades tu personalidad, tendrás una marca única y que no se puede replicar. Y es que en realidad NADIE hace las cosas como tú las haces.

La mejor forma de invertir en ese monopolio personal es:

  1. Ser útil
  2. Hacerte escaso

 

La red infravalorada

Siempre estamos buscando la próxima herramienta digital elegante para ayudar en nuestro proceso creativo, pero tendemos a olvidarnos de un gigante llamado   Twitter  . Twitter está muy infravalorado

Sal, prueba tu contenido y encuentra tu voz.

¿Construyendo un sitio web?

Pide comentarios a extraños.

¿Escribes copys? Mira cómo funciona un titular en Twitter.

¿Pruebas A / B? No hay problema, simplemente tuitea dos veces y comprueba los resultados.

Todo está al alcance de tus dedos.

Alguien que interactúe con tu contenido puede evolucionar de la siguiente manera:

Lector: una persona que lee tu trabajo.


Seguidor: una persona que sigue tu trabajo en las redes sociales.


Suscriptor: un fan es con quien puedes hablar cuando lo desees.


Cliente: un fan que mostró que resolviste un problema para ellos.


Superfan: un fan que comprará todo lo que ofrezcas.

Te doy ejemplos:

¿Eres escritor? Escribe gratis, crea una página de destino, crea una lista de correo electrónico y envía una actualización semanal con tu mejor trabajo.

Haz preguntas a tu audiencia e interactúa con ellos con frecuencia. Muéstrales que eres humano después de todo.

¿Diseñador? Publica tu trabajo en plataformas como Dribbble y Behance, crea también una página de destino y recopila suscriptores de correo electrónico.

Usa una lista de correo electrónico para mantenerte en contacto con tus suscriptores y hacer que vean tu trabajo reciente.

No es tan difícil. Simplemente tienes que hacerlo.