uxreto2

Retos a enfrentar en proyectos UX

No importan los años que tengas trabajando en UX, es imposible notar algunos rasgos generales en el proceso de cómo se desarrollan los proyectos, la manera en que estos van creciendo, y estos rasgos siempre aparecerán, no importa cuánto sea el dinero provisto para trabajar, no importa el tiempo invertido, o si este es grande o pequeño.

Con el paso de los años, se aprende a hacerle frente a estos problemas, a unos mejor que a otros. Y ustedes que nos leen quizás también puedan decir que este es su día a día. Y con el propósito de ayudarles a poder mejorar el cómo afrontar estos problemas, vamos a tratar los que vemos como los más comunes, buscando estrategias para evitarlos o solucionarlos.

Foto 5-9-19 14 25 00

Comenzamos con

Esto le llamo a la expansión o adición excesiva y contínua de nuevas características a un producto, y que, suele suceder que estas características adicionales van más allá de la función básica del producto. Pueden dar como resultado una acumulación de software si es una interfaz y una complicación excesiva si son servicios o productos, en lugar de un diseño simple.

Es sencillo identificar esto, pues estos productos se ven como un agujero negro donde el deseo de cumplir con todos los requerimientos del cliente termina con productos saturados de opciones, servicios y funciones.

El arrastre de características se establece cuando un cliente solicita un pequeño cambio que supuestamente tomará muy poco tiempo, dinero o esfuerzo… y luego nunca deja de realizar cambios. 

Causas principales

La causa más común de las “sobre-características”, es el deseo de proporcionar al consumidor un producto más útil o deseable, para aumentar las ventas o la distribución.

Sin embargo, una vez que el producto alcanza el punto en el que hace todo lo que está diseñado para hacer, el fabricante tiene la opción de agregar funciones que algunos usuarios podrían considerar innecesarias, a veces a costa de la eficiencia, o apegarse a la versión anterior, a costa de una percibida falta de mejora.

Otra causa importante podría ser un compromiso de un comité que decide implementar múltiples puntos de vista diferentes o casos de uso en el mismo producto. 

Luego, a medida que se agregan más funciones para admitir cada enfoque, podría complicar aún más las funciones totales del servicio o interfaz. Por lo tanto, pone en peligro e incluso puede matar productos y proyectos.

El principal resultado que tiene el arrastre de características son productos finales complejos, abstractos, que terminaron excesivamente avariciosos.

¿Cómo combatirlo?

Aquí el detalle es que lo que está detrás de este problema es una inseguridad que siente el cliente y que se manifiesta en:  armar un ejército para poder combatir contra el mercado rival.

Y la única forma de poder luchar contra esto es conectar a la empresa o quien esté detrás del proyecto con las necesidades que el usuario tiene directamente.

Si se desarrolla afinidad con los problemas que el usurario padece, se logrará de forma más efectiva el solucionar sus necesidades, y si esto se hace, se necesitará definir qué se tiene que trabajar como prioridad y qué no será sencillo realizar de momento.

Y una segunda solución que viene de la mano con la anterior, es proyectarse en trabajar un producto factible. Cuando se trabaja contra tiempo, pues el cliente desea lanzar el productor pronto, esta es una solución segura: priorizar necesidades y hacer el producto práctico.

¿Cómo saber cuando nos sobrepasamos en este punto?

Una buena manera de saberlo es creando una línea de recorrido del usuario en relación al producto final que este busca.

 

 

Esta línea de recorrido por sí sola, tiene el poder de mostrar qué es lo prioritario en nuestro producto.

Lo determinamos así:

Marco: Poner al usuario en su realidad y situarlo en el momento en el que ocurrirá su problema.

Problema: Plasmar el dolor del usuario.

Remedio: Poner el producto a actuar, mostrar cómo este resolverá la necesidad del usuario.

Termino: Demostrar el efecto posterior del remedio y como el marco ha mejorado gracias a este.

Luchar contra las “sobre-características”, priorizando y conectando al equipo con los usuarios, bajará notablemente el flujo de trabajo en los proyectos.

No importa si la estrategia está clara, siempre debe de haber espacio para pulir un poco más la propuesta de valor, buscando siempre que el producto terminado llegue de la manera más limpia posible a quienes lo necesitan.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *